ALC / Club / Historia / Amenaza de desaparición

Amenaza de desaparición

En marzo Julián Gil fue destituido en busca de un revulsivo para las últimas seis jornadas. Rafael Juanes, que había llevado a equipos de la cantera alfarera, fue el encargado de dirigir al equipo hasta final de temporada pero no acabarían aquí los problemas. En mayo la directiva, con el presidente Justo Romero a la cabeza, presentó la dimisión en pleno esgrimiendo como argumento los numerosos problemas en materia económica y el descontento de la afición con su labor. La alargada sombra de la desaparición volvía a presentarse para una Agrupación que nadie quería presidir. La Junta Gestora presidida por Tomás Cruz Molina, afirmó que se haría cargo del Club si nadie se presentaba a la presidencia. No obstante, esa persona apareció. Pedro Moreno, socio 269 de la entidad alfarera, fue elegido presidente de manera unánime por los socios en una asamblea celebrada el 6 de junio de 1994. Moreno llevaba trabajando más de dos años en la entidad y conocía su funcionamiento, de hecho, su último cargo fue el de delegado del Juvenil “A”.

Sin dinero y con un presupuesto muy bajo afrontaba la temporada 94-95 en Tercera División. Para comenzar, el III Trofeo Villa de Alcorcón que se llevó el Atlético de Madrid “B” por 1-3. En el banquillo, un hombre sin experiencia en la categoría, Luis Cassy. La plantilla combinaba la juventud de jugadores como el prometedor guardameta Rafa Reina, el centrocampista Luis López o el delantero Óscar Garro, con la experiencia de jugadores como Rubio, Juli o el recién llegado del Huesca, José Antonio Martín “Petón”, que con 38 años llevaba tras de sí una larga trayectoria.

No obstante, con los malos resultados, los problemas comenzaron a aparecer. Cassy abandonó el banquillo en enero de 1995 para pasar a ser secretario técnico, dejando la responsabilidad de buscar la permanencia a su ayudante Vicente González quien tendría a Rafael Juanes, que dejaba a su vez la secretaría técnica, como segundo entrenador. También hubo cambios en la plantilla, Petón, que había llegado al Alcorcón de la mano de Cassy, abandonaba la disciplina amarilla en enero de 1995, unos pasos que poco después seguirían otros jugadores. Sin duda la principal carencia de los amarillos estaba en la delantera. Así las cosas, González tiró de futbolistas del juvenil como David Guerrero o Paco Moreno que pudieran aportar los goles que el equipo necesitaba. El Alcorcón no pudo salvar la categoría quedándose finalmente en penúltimo lugar y regresando a Regional Preferente dos temporadas después.

Con el claro objetivo de retornar a Tercera División, la A.D. Alcorcón daba comienzo a la temporada 95-96 en Preferente. Víctor Parra fue el elegido para dirigir al equipo que mantuvo gran parte de su bloque entre los que estaban el meta Reina, que fue traspasado en un primer momento al Leganés aunque regresó cedido en octubre, el central Benito, el centrocampista Juli o los delanteros Guerrero y Paco Moreno.

En la primera vuelta la Agrupación acabó líder. No muy lejos andaban el Fortuna y El Álamo que, junto a los amarillos, serían los que se jugarían las dos plazas de ascenso. Finalmente, en un apretado final, el Fortuna se llevaría el ascenso directo con 77 puntos. Detrás, El Álamo por la diferencia de goles conseguiría la segunda plaza dejando al Alcorcón en el tercer puesto y sin opciones de promoción de ascenso a Tercera.

En la temporada 96-97, Víctor Parra siguió al frente del banquillo amarillo. No había otro objetivo que no fuera el ascenso a Tercera. En la primera vuelta, los amarillos caminaron en la zona alta de la clasificación y no fue hasta la segunda cuando, en un duelo con Navalcarnero y Villaviciosa, lograron finalmente el segundo puesto lo que no les valía para ascender de forma directa a Tercera. La promoción ante el Vallecas fue de infarto. En la ida, los amarillos se impusieron por 1-0 con gol de Véguez y Reina detuvo un penalti que pudo haber dado ventaja al Vallecas. En la vuelta, la incertidumbre del marcador mantuvo la emoción hasta el final aunque con el 0-0 con el que se llegó a la conclusión del partido, la A.D. Alcorcón volvía a Tercera División. La alineación que formó aquel partido del ascenso estuvo formada por: Reina; Sergio, Cuque, Toni, Benito; Prieto, Juli (Alberto), Simón, Felipe (José Bravo); Véguez (Luque) y Fernando (Óscar Bravo).