ALC / NOTICIAS

Conociendo a las peñas: Peña Valderas

16/02/2016 19:41

La Peña Valderas nació en un día caluroso, un 31 de agosto de 2010, en el inicio de la primera temporada de la AD Alcorcón la Segunda División. Con el nombre de un conocido barrio de Alcorcón por bandera, y con la militancia de más de una veintena de miembros, la Peña Valderas está presidida por Daniel Prieto quien nos explica cómo nació este grupo de amigos, esta familia amarilla: “fue Pedro (tesorero), el socio más antiguo del grupo (nº 90) quien nos contagió a todos y nos enseñó lo que era el Alcorcón”.

Esta familia tiene detrás nombres e historias que, en el albergue del amarillo, sienten suya una Historia, una emoción y un amor hacia un escudo, hacia unos colores, hacia unos recuerdos: Daniel, Raúl, Javier, Leila, Pedro Manuel, María Jesús, Pichón, Patricia, Christian, Manuel, Isaac, Bea, Marcos, Miguel, Carlos, Aitor, Juanji, Marta, Sergio, Pedro, Jorge Adrián, José, Fer, Miguel y José.

Tras cada nombre hay un recuerdo; tras cada persona, hay una historia. Tras cada palabra, hay una emoción. Y es que, Alcorcón ha sido y es, para esta familia, como la resina, un pegamento resistente que ha ido uniendo a los diferentes miembros de la peña. Algunos de ellos se conocían de antes. Otros, incluso, tras conocerse, se han borrado como abonados de otros Clubes para convertirse en alfareros.

Dentro de la Valderas hay muchos niños y niñas, hijos de abonados que han crecido con el Alcorcón como un estandarte. Es el caso de Alejandro, de 13 años, quien se siente muy orgulloso de ser amarillo: “soy abonado desde que tenía 2 años. Para mí el Alcorcón es un sentimiento, ilusión por el fútbol, por el equipo de mi ciudad”.

La Peña Valderas es una familia viajera. Siempre que pueden, se enfundan su equipación y salen por los campos de España donde su "ADA" eche a rodar el balón. "Es lo que más nos gusta: la aventura del viaje por el camino, pasar un día estupendo..." comentan entre risas cómplices. Además de los viajes, les gusta su ritual pre partido: quedar todos juntos en la sede (El Pisco); juntarnos con aficionados de los equipos contrarios porque también te gusta que, cuando viajas, te reciban con cariño y eso tratamos de hacer nosotros también". 

Como toda familia, no sólo es el fútbol lo que los une sino que, entre ellos, se apoyan siempre "hasta el último minuto del último partido": “El fútbol nos une pero no es lo único porque estamos pendientes los unos de los otros” comenta Daniel a lo que Isaac añade “lo que más me gusta es compartir con mis amigos una afición que mucha gente piensa que estás loco. Cuando descubrí al Alcorcón, descubrí cuál era mi equipo después de dar muchos tumbos. Me di cuenta cuando vine a ver un partido, en Copa del Rey, frente al Athletic de Bilbao. El ambiente que había, qué buen ambiente… Es el equipo de tu ciudad; estaba en 2ªB pero me enganchó

Si hablamos de recuerdos con el Alcorcón, les asaltan multitud de ellos a la mente pero hay uno en el que todos coinciden. “El día que jugamos play off contra el Valladolid, era el bautizo de mi hija” recuerda Pedro “tras la comida del bautizo, recogimos y nos pusimos a ver el partido. Ninguno de la peña pudo viajar por este tema, si no hubiéramos ido a Valladolid”.Y es que, si hablamos de sentimientos, el vello se eriza. Para ellos, hablar de Alcorcón es hablar de algo que se lleva muy adentro. Porque si yo les digo “Alcorcón” ellos dicen “Alé”.

Recuerdos de la Peña Valderas