NOTICIAS

FÚTBOL BASE| Raúl Casado, estudios y fútbol de calidad

21/10/2015 19:04

El caso de nuestro juvenil Raúl Casado Fernández (Madrid, 14/04/1998) es uno de los más habituales en el mundo del fútbol. Chicos que pasan por la élite, que a edades tempranas conviven en entornos profesionales y que más tarde se encuentran con la realidad y tienen que tomar una decisión, seguir luchando o rendirse. Raúl es de los que no se rindió.

Y es que este alcorconero de 17 años, actual delantero del Juvenil B, lo tenía todo en el Atlético de Madrid, club en el que jugó durante cuatro temporadas desde alevín hasta cadete: “Vivíamos en un entorno profesional en el que competíamos al máximo nivel”, nos cuenta y recuerda cómo “los entrenamientos eran mucho más intensos que los que había tenido antes”.

A Raúl se le alegra el gesto cuando habla de su paso por el Atlético de Madrid, una etapa que recuerda como “una bonita experiencia” y señala que “aprendí mucho de los entrenadores que tuve y de los compañeros”. Otro de los aspectos que Casado recuerda es la presión que había en cada partido por salir a ganar: “No te dicen ‘tienes que ganar’ pero uno sabe que cuando juega en el Atlético de Madrid está obligado a ganar”, asume.

Para el juvenil de Alcorcón se agolpan los buenos recuerdos en su mente: “Jugar torneos frente a grandes clubes como el Inter de Milán, el Manchester United, el Barça…, los viajes, los hoteles. No lo cambiaría por nada”, asevera Casado quien enumera algunos de los torneos que jugaba “en Arona, en Brunete el del BBVA, el MIC que se juega en Cataluña y que es un mundialito que han jugado jugadores de talla mundial como Neymar”.

Pero en su primer año como cadete, Raúl apenas jugaba en el Atlético de Madrid y había perdido mucha confianza: “Me dijeron que me buscara otro equipo para continuar con mi progresión” y Raúl no lo dudó: “Regresé al Alcorcón para coger otra vez esa confianza que había perdido en el último año sin jugar. Aquí tenía amigos y no fue una decisión difícil”, explica.

En ese momento Raúl tiene muchas dudas. Tras cuatro años disfrutando de un entorno privilegiado en el Atlético de Madrid, el futbolista alfarero vuelve a casa pero su mente no está en las mejores condiciones: “Cuando dejé el Atlético de Madrid estaba un poco quemado porque no jugaba nada y necesitaba coger ritmo otra vez, ganar confianza y creer en mí mismo”, explica Casado quien reconoce que “muchas veces pierdes la confianza en ti mismo cuando ves que no juegas, que estás desconvocado y piensas que no sirves para nada”.

Y en el Alcorcón consiguió dejar atrás ese momento de dudas: “Hice muy buena temporada, marqué 24 goles lo que me hizo recuperar la confianza en mí mismo y volver a disfrutar del fútbol que es lo que cuenta”, asegura al tiempo que admite que ante situaciones así, “algunos compañeros que he tenido lo han dejado porque no es fácil volver a encaminarse”.

Para Raúl, el Alcorcón “es el club en el que empecé y el que me permite mantener vivo mi sueño de ser profesional” y nos descubre que en el vestuario se habla mucho de los casos de Pastrana y Fernando, entre otros: “Es muy motivante ver que se apuesta por la cantera y es bonito pensar que se puede llegar al primer equipo porque te anima a seguir trabajando”. Sin embargo, en este momento la cabeza de Raúl está centrada en seguir trabajando y manteniendo su magnífico nivel académico. “Tengo de media un 9,4 en primero de bachillerato”, dice Casado sin esconder su satisfacción y añade, “ahora estoy en segundo en rama científica de dibujo técnico”. Su sueño: Estudiar Ingeniería de Diseño industrial y desarrollo del producto. “Lo tengo clarísimo, los estudios son fundamentales y solo espero poder combinarlos con el fútbol durante muchos años”, concluye.