NOTICIAS

Alfareros solidarios: Álvaro Redondo

22/05/2020 11:30

Álvaro Redondo es Presidente del PAMA (Proyecto de Ayuda al Menor de Alcorcón) y del Consejo de Asociaciones de Alcorcón. Desde ambas plataformas ha promovido, junto a su equipo de trabajo, diferentes acciones de apoyo a la población de nuestra ciudad, sobre todo dirigidas a proporcionar alimento a todas aquellas personas más desfavorecidas.

¿En qué consiste vuestra actividad?

Desde PAMA estamos apoyando a la red del Cáritas y más concretamente al servicio de reparto de comida. Dado el perfil de los voluntarios de Cáritas, sobre todo por su edad y al ser personas de riesgo, no pueden desempeñarlo. Nos pusimos en contacto con el Padre Álvaro Ojeda, párroco de Nuestra Señora de la Saleta para que el servicio no parara durante el Estado de Alarma y desde que esto empezó hemos repartido más de 12000 kilos de alimentos entre las familias de Alcorcón.
Por otra parte, desde el Consejo, precisamente al iniciar el otro proyecto con PAMA, se nos ocurrió la posibilidad de iniciar un comedor social, que diariamente les diera dos platos calientes de comida equilibrada a los usuarios que lo necesitaran. Gracias a la ayuda de cocina solidaria 2020, del polideportivo Parque de Lisboa y el Ayuntamiento de Alcorcón, la idea se hizo realidad y desde hace tres semanas estamos dando comida caliente diariamente a más de 120 personas. Los voluntarios del Consejo de Asociaciones aquí son claves para organizar y repartir los alimentos.

¿Cuáles son vuestras funciones habituales?

PAMA es un proyecto de intervención con menores a nivel social y educativo para favorecer su integración y la de sus familias. Por su parte, el Consejo de Asociaciones es un colectivo que aglutina asociaciones de tipo social, asistencial, culturales y deportivas. Su objetivo es desarrollar el tejido asociativo en Alcorcón y apoyar los objetivos de cada uno de los colectivos que son parte del consejo.

¿En qué ha consistido vuestra colaboración durante este Estado de Alarma?

Desde PAMA ha consistido en crear una red de personas que haga el esfuerzo de mantener abierto el servicio de entrega de alimentos en colaboración con Cáritas, Ayuntamiento y banco de alimentos. Por parte del consejo, activar el comedor social aquí en Alcorcón.

¿Cuántas personas del proyecto se han involucrado en estas colaboraciones?

En cada uno, unas veinte personas por proyecto. Por desagracia, hemos tenido que decir a mucha gente que no era necesaria su ayuda más que nada por seguridad, no hemos de olvidar el estado en el que estamos.

¿Qué lleva a una persona a ayudar a otras más desfavorecidas en situaciones de riesgo?

Yo creo que no se trata de ayudar sino de generar recursos que sean aprovechados por las personas que más lo necesiten, desde el sofá es complicado que la gente pueda salir adelante, lo más importante de todo esto es tener la idea, el trabajo y la gente viene después, por suerte vivimos en un municipio como Alcorcón que es extremadamente solidario. Alguien dijo alguna vez que la solidaridad es la fuerza de los pueblos, pues Alcorcón es un pueblo muy fuerte.

¿Se siente miedo sabiendo que hay un virus en el ambiente como este que ha acabado con tantas vidas?

Muchas veces lo pienso y sí, la verdad es que luchamos contra algo que no vemos y que está destrozando familias, vidas y sueños. He de reconocer que no se puede ir con miedo, por eso es muy importante tomar todas las medidas de seguridad que nos dicen las autoridades y nunca bajar la guardia.

¿En qué se piensa para no pensar en el virus y seguir ayudando a las personas que lo necesitan?

No hace falta pensar en nada, simplemente viendo las caras de las personas a las que ayudamos, aunque sea con la mascarilla, es el mejor de los premios. A partir del día que podían salir los niños a la calle hemos recibido en PAMA la visita de algunos de ellos y si alguna vez hemos tenido momentos de flojera (que los ha habido) simplemente el verlos ha supuesto la inyección de moral que necesitamos para continuar.

¿Lo mejor de estar cerca de personas que necesitan nuestra ayuda?

Pues en la pregunta está la respuesta, estar cerca de personas, esas personas podíamos ser tú o yo, pero están pasando una mala época y la mayoría de ellos no me cabe la duda de que si las cosas fueran al revés actuarían de la misma manera.

¿Y lo peor?

Pues no te voy a engañar en muchos días te vas a casa con la lágrima puesta porque los casos que te cuentan son brutales y te digo que después de más de 28 años trabajando en lo social, para estas cosas no se hace costra. Siempre te cabe la duda de pensar que a lo mejor podías haber hecho más, pero los recursos son limitados, ahora mismo estamos trabajando sin horario de lunes a domingo y lo mejor es acostarte por la noche y desear que llegue el día de mañana para poder llegar a más gente.

¿Cómo saldremos de esta situación?

Yo creo que esto va a cambiar nuestras vidas, va a ser todo muy diferente y el que diga que esto no le va a afectar, no está siendo sincero. Realmente no ha pasado tanto tiempo desde que todo empezó y parece que hayan pasado siglos. Me quedo con que hay que vivir el día a día, aprovechar el momento y saber sacar el jugo a las pequeñas cosas.