NOTICIAS

Alfareros solidarios: Ainhoa Moya

21/05/2020 11:30

De entre todos los alfareros solidarios, el caso de Ainhoa Moya es muy especial. Su iniciativa "Adopta un abuelo en Alcorcón" ha ayudado a cientos de personas mayores, el grupo de población de mayor riesgo ante el coronavirus. Lo que empezó siendo un grupo de Facebook se ha convertido en una plataforma de ayuda para diferentes colectivos de la ciudad frente a la crisis sanitaria que estamos viviendo.

¿En qué consiste este proyecto?

Es una iniciativa que nació para ayudar a nuestros mayores, intentando en la medida de lo posible mantener un contacto habitual con ellos, a fin de que estos no se sintieran solos, mediante llamadas telefónicas o el foro mismo de Facebook. No obstante recibimos e-mails solicitando otra clase de ayudas, como suministros de mascarillas, ayudas para realizar las compra, etc. Fuimos más allá de lo que en un primer momento nosotros mismos habíamos pensado, ampliándolo a otros colectivos de riesgo. Por otra parte, cuando nos dimos cuenta del alcance que podíamos tener en el foro, decidimos abrir también una ventana de apoyo al pequeño comercio.

¿Cuáles son vuestras funciones habituales?

En mayor medida nos hemos dedicado a realizar llamadas telefónicas para asegurarnos de que todos ellos se encontraban en perfectas condiciones y a su vez saber si podíamos ayudarlos de alguna otra manera.

¿En qué ha consistido vuestra colaboración durante este Estado de Alarma?

Principalmente, la coordinación de trámites necesarios para dar cobertura a todas aquellas personas que se han puesto en contacto con nosotros.
Hemos estado en permanente contacto con los usuarios de nuestro foro a los que hemos dado en todo momento apoyo emocional.

¿Cuántas personas del proyecto se han involucrado en estas colaboraciones?

Estamos sorprendidos porque la iniciativa tuvo muy buena acogida desde que se puso en marcha en Facebook, descubrimos la cantidad de gente solidaria con la que contamos en Alcorcón. Nuestro grupo de voluntarios ha sido muy diverso, contando con los vecinos, también con un gran número de pequeños comercios que han arrimado el hombro, e incluso el grupo de concejales del Partido Popular de Alcorcón, el cual nos ha ayudado a coordinar directamente con el Ayuntamiento todos los trámites necesarios. Me gustaría aprovechar para agradecerles desde aquí su gran labor a todos ellos.

¿Qué lleva a una persona a ayudar a otras más desfavorecidas en situaciones de riesgo?

Cuando se decreta el estado de Alarma, vamos viendo noticias y escuchando informaciones que nos hicieron saber que había un colectivo, el de las personas mayores, que era muy vulnerable ante esto. El virus les atacaba de manera directa y, por lo tanto, eran la parte de la población más afectada. Es en ese momento cuando pensamos en nuestras familias, amigos y vecinos que se encuentran solos, o tienen lejos a sus seres queridos. Nos dimos cuenta del problema real que podría existir en Alcorcón y que nosotros, que somos personas jóvenes, con menos riesgo, podríamos serles de gran ayuda con un poco de esfuerzo de cada uno.

¿Se siente miedo sabiendo que hay un virus en el ambiente como este que ha acabado con tantas vidas, especialmente de personas mayores?

Sí. De ahí la razón de volcarnos con el sector de mayor riesgo. Sobre todo, los primeros días, ante el alto grado de incertidumbre que existía.

¿Cuántas personas mayores habéis atendido o estáis atendiendo en este momento?

Hablamos de varios centenares al principio pero afortunadamente este número ha ido decreciendo en la actualidad.

Lo mejor de estar cerca de esas personas que necesitan nuestra ayuda

El agradecimiento demostrado por la ayuda desinteresada que han recibido, sobre todo, de personas que han luchado tanto por conseguir lo que nosotros hoy tenemos.

¿Y lo peor?

La incertidumbre inicial de saber si podríamos llegar a todo el que lo necesitara, o el tiempo que nos costaría conseguir realizar cualquiera de las gestiones que nos solicitaban.

¿Cómo saldremos de esta situación?

Siendo mejores personas. Y esperando que después de esta horrible situación, hayamos aprendido que todos debemos ayudarnos en la medida de lo posible y que juntos somos más fuertes.